Más de 50 años de historia

Una experiencia que comienza en familia

La historia de CASA NEUQUEN S.R.L., empresa familiar fundada por Lázaro Todoroff, junto con sus hijos Teodoro, Irina y Pedro en el año 1956, comenzó mucho antes… Lázaro Todoroff, nacido en Bulgaria, llega al país en 1914, con 22 años de edad. Por entonces se estaba construyendo el moderno subte “A” en una Buenos Aires que ya había alcanzado la fama internacional de gran

Inmigrantes que cumpliendo su sueño mejoraron el sueño de muchos argentinos.

Una familia de inmigrantes, como tantas otras, que cumpliendo sus sueños mejoraron el de muchos argentinos.

metrópoli. Su primer trabajo, como el de muchos  inmigrantes, fue colaborar en la construcción de esa primera y moderna arteria subterránea que recorría la avenida Rivadavia. En 1921, con 14años de edad y también procedente de Bulgaria, llega quien luego sería su esposa y “alma mater” de esta empresa: Raina Zenkov, que se instala con sus padres en Beriso, donde la colectividad búlgara era, como lo es hasta hoy, muy numerosa. Tres años después, Raina se casa con su “paisano” Lázaro, a quien introduce en el antiguo oficio de su familia: la confección de acolchados y colchones de lana. Las cosas no eran como ahora. Los colchones eran de pura lana que se cardaba en los amplios patios, multiplicando su volumen y oreándose, hasta que el “colchonero a domicilio” armaba el colchón a nuevo, con el tradicional cotín azul de algodón, grueso, y que resistía las embestidas más salvajes de los más chiquitos. Los acolchados, por su parte, se hacían sobre pedido conforme al diseño que solicitara o trajera el cliente. Se hacían escudos de familia, las iniciales del nombre y hasta el perfil de los propietarios. Pero también se hacían los de diseño tradicional, que la familia Todoroff vendía a las grandes tiendas, como La Piedad y Gath y Chaves. La colaboración de sus hijos Teodoro, Irina y Pedro en el trabajo, indujo a sus padres a formalizar una sociedad comercial, que ampliara las posibilidades económicas de todo el grupo, incluyendo también a su yerno, Enrique J. Culaciati.

Así nació en 1956 CASA NEUQUEN S.R.L. que debe su nombre al de la calle donde estaba instalada, por entonces Neuquén, y que en el tramo inicial, hasta Acoyte, pasó a llamarse luego Roberto Arlt y posteriormente hasta hoy Dr. Gregorio Aráoz Alfaro.

De a poco se comenzaron a fabricar colchones de resortes, para una clientela cada vez más exigente y que crecía a medida que las familias se ampliaban. En efecto, los padres renovaban su colchón y regalarían luego el mismo modelo a sus hijos y a sus nietos. En 1968 y respondiendo a la tradición familiar heredada, Pedro Todoroff, con el afán permanente de mejorar sin cesar los productos de la fábrica, viaja a los Estados Unidos donde se vincula con la empresa de ingeniería del dormir Therapedic International, por entonces una nueva y pujante marca de colchones con licencias en todos los Estados Unidos, y que se caracterizaba por generar nuevas patentes exclusivas que signaran la ingeniería y el diseño de sus licenciatarios. Desde entonces, CASA NEUQUEN S.R.L. que ya trabajaba la marca “Roller”, pasa a fabricar sus conocidos colchones Roller Therapedic. La marca se distingue en nuestro medio por la calidad y sus constantes innovaciones, además de haber exportado tanto a Centro América como a los países limítrofes. También participa regularmente de CASA FOA, el selecto espacio de diseño de los decoradores más destacados de nuestro país y de las tradicionales muestras argentinas de mobiliario y decoración EXPOMUEBLE, AMOBLAR, y exposiciones de la industria hotelera.